lunes, 19 de febrero de 2018

BAHÍA BLANCA: DENUNCIAS POR VIOLENCIA DE GÉNERO AÑO 2017

TOTAL DE DENUNCIAS POR VIOLENCIA DE GÉNERO
 EN EL PARTIDO DE BAHÍA BLANCA


La oficina de violencia de género, de la Fiscalía General de Bahía Blanca, república Argentina, dio a conocer la totalidad de denuncias por violencia machista - y  de manera detallada la modalidad de estas denuncias - la primera semana del mes de febrero del corriente año.
Resulta interesante el trabajo que lleva a cabo esta oficina pues, si bien sabemos que las mujeres que llevan a cabo la (s) denuncia (n) son sólo la punta de un iceberg, permite trabajar con datos certeros para quienes nos dedicamos a esta problemática y nos posibilita entrecruzar información valiosa para planificar estrategias de esta pandemia (OMS) que es la violencia machista.







Fuente: Oficina de Violencia de género / Fiscalía General Bahía Blanca.

JUJUY: LA JUSTICIA PATRIARCAL VULNERA DERECHOS DE MUJERES NIÑXS Y ADOLESCENTES

Andrea Vázquez y sus hijos no pueden salir del infierno al que los somete quien está acusado de abuso sexual y la Justicia que reproduce más violencia.





El domingo de carnaval, lejos de Jujuy, visite a Andrea Vázquez en su casa de Buenos Aires. Los chicos jugaban con sus amigos, mientras uno trataba de encerrar al perro para que su compañero se animara a salir de la casa, el otro acomodaba facturas y las llevaba a la pieza para convidar con una botella de jugo. Una vida normal, sin que una visita como la mía alterara una infancia y una adolescencia construida con amigos y risas.

Pero esa vida de niños salidos en forma reciente del maltrato extremo por parte de su progenitor, acusado penalmente de abuso sexual; pibes avanzando de a poco en el camino de rearmado y reparación, está en peligro. Porque una Justica de Lomas de Zamora, misógina -y en alquiler-  viene haciendo contra esos niños todo el daño inimaginable.

Primero se los sacó a la madre, Andrea Vázquez, en base a falsas denuncias del progenitor de sus tres hijos y con un brutal operativo de fuerzas de seguridad. Una falsa denuncia que implicó que ella vaya a juicio oral acusada por el delito de impedimento de contacto. Pero en ese juicio Andrea fue absuelta.

Y se la acusó de ejercer el inexistente SAP (Síndrome de Alienación Parental), un falso síndrome, inventado y anti-científico, que habla de que la madre inocula el relato a los niños respecto de maltratos y/o abuso de los progenitores. Esta falsa teoría psicológica que pretende quitarle verdad al relato de niñ@s, y lograr que no sean escuchados cuando refieren maltratos y/o abusos, hoy es una avanzada en la Justicia que se disfraza de “inoculación”, “contaminación”, “inducción”, “sugestión”, etc. Los niños no son creídos en sus relatos, y la consecuencia directa es que el Estado, a través de sus Tribunales, no los resguarda del maltratador/abusador. La impunidad tiene además la consecuencia de naturalizar y tolerar estos hechos.

Pero los hijos de Andrea, que no podían ver a su madre por constante prohibición del padre – hasta con cámaras y micrófonos a disposición-, a escondidas y cuando podían se las ingeniaban para llamarla por teléfono.  Andrea logro nuevamente el contacto con sus hijos con asistentes sociales de por medio. Los tres niños expresaron a esas profesionales que el progenitor los maltrataba, y que querían quedarse con su madre. Y esta vez, fueron escuchados. Pero a Andrea le dijeron que denuncie en La Plata, y así lo hizo. Se ordenaron medidas de protección y por eso hoy los chicos –dos de sus tres hijos-están con ella.

Pero a poco de caminar Andrea con sus hijos, protegiéndolos, uno de ellos contó a su psicóloga que los maltratos de su padre, no eran solo violencias físicas a secas. También hubo abuso sexual. La noticia de la psicóloga motivó que el Comité Argentino de Seguimiento y Aplicación de la Convención Internacional de los Derechos del Niño realizara la denuncia penal en C.A.B.A., y desde allí, previa Cámara Gesell, se acusó a Pablo Ghisoni por abuso sexual a uno de sus hijos. Pero en la Cámara Gesell los hechos se situaron en Temperley, por lo que la causa penal fue remitida a Lomas de Zamora.

Hasta la fecha, a pesar de semejante acusación, no se detuvo a Ghisoni.Tampoco se avanzó en la investigación, a excepción de una pericia médica de parte presentada en enero de este año por la querella, donde surgen las pruebas médicas que dan contundencia al relato del niño.

“Te voy a hacer algo que no vas a poder soportar” amenazó Ghisoni a Andrea Vázquez cuando ella decidió separarse hace años. Y cumplió. El dolor sigue siendo inmenso, la brutalidad sigue siendo inmensa. A pesar de que un fallo de la Corte Suprema de Justicia de la Nacion desde el año 2010 planteó que en casos de abuso sexual debe impedirse el contacto entre el padre denunciado y el hijo/a, porque esperar hasta una sentencia firme expone al niño/a a riesgo. sin embargo, Ghisoni hoy sigue con un hijo –el mayor- a su cuidado.

La última sentencia de la Corte de la Provincia de Buenos Aires en el caso de Andrea plantea que las rebeldías de ella –denunciar en la OVD de la Corte Suprema desde donde remitieron las actuaciones a la La Plata por ejemplo en vez de denunciar en Lomas de Zamora- demuestran que ella no está en condiciones de cuidar de sus hijos. El camino hoy con ese fallo –si no se revierte en la Corte Suprema con la queja que hoy está en trámite- es arrancar a esos pibes que yo vi el domingo pasado jugando con sus amigos en esa casa en la que se sienten seguros, e institucionalizarlos. No importa que allí ellos sean felices como son felices los pibes que juegan, a pesar de la historia. Tampoco importan los informes periciales que dan cuenta de ello. La justicia misógina castiga a los pibes, porque ese castigo es el mejor que encuentran para Andrea, y ejemplifica los riesgos de rebelarse y denunciar violencia y abusos.

Hay muchas Andreas en nuestro país. Y hay muchas niñas y niños, adolescentes, que siguen estando con sus padres abusadores y maltratadores, porque la Justicia no los resguarda de esas violencias. Y la vulneración que sufren de sus derechos, es multiplicada por el Estado _no solo la Justicia, también los organismos provinciales y nacionales destinados a la protección de esa infancia que no cumplen-.

El caso de Andrea y sus hijos, pone en debate también en nuestro país, entre otras cuestiones, la necesidad de aprobar una ley que garantice que ante la sola acusación penal por abuso sexual se suspenda el contacto entre progenitor acusado/imputado e hijos/as. Porque hoy con tanta teoría con color a SAP y misoginia y el cuidado compartido de los hijos como regla en el Código Civil, y con una justicia patriarcal, a la infancia vulnerada no le alcanza con una ley que priva la responsabilidad parental en caso de abuso sexual solo cuando hay condena firme (art.700 bis inc. C del Código Civil), o suspenda el ejercicio en caso de procesamiento o acto similar (art. 702 inc. E del Código Civil). La sola acusación/imputación penal por abuso sexual contra el progenitor debe suspender el ejercicio de esa responsabilidad parental en forma inmediata y respecto de todos sus hijos. Porque la demora de las causas penales (con tanta chicana posible) no puede implicar que personas como Ghisoni sigan con sus hijos a su cuidado, como hoy ocurre con el más grande de los tres.  A quien incluso la Justicia autorizo a llevárselo al exterior hace dos semanas.

Fuente: Jujuy es noticia - Por Mariana Vargas/ Analía Albornoz 

lunes, 12 de febrero de 2018

EL ACOSO SEGÚN EL INTENDENTE DE BAHÍA BLANCA : " SE ESTÁ PERDIENDO EL " DOBLE SENTIDO DEL HUMOR" A CONFESIÓN DE PARTES.....

TÍTULO ORIGINAL: " Nos estamos yendo al pasto"

Para el intendente de Bahía Blanca, las críticas al machismo son “cacería de brujas”


 En una entrevista, el jefe comunal de " Cambiemos" -  Héctor Gay lamentó que hubiera debates públicos como el generado por las frases de Cacho Castaña. “Si abrazás a un nene porque te cayó simpático, capaz que te hacen una denuncia de abuso de menores”, ejemplificó.


Tres ejemplares machistas: El intendente Gay, el conductor Scabuzzo y el subsecretario Margo. 

Por la sensibilidad ante las frases discriminadoras para con las mujeres, hay “una cacería de brujas” y “nos estamos yendo al pasto”, evaluó el intendente de Bahía Blanca, Héctor Gay, durante un programa radial de su localidad, en el que compartió micrófono y conceptos con el subsecretario de Cultura de su gestión, Ricardo Margo, y el conductor del envío, Adrián Scabuzzo. “Hay que cuidarse mucho de lo que uno dice en la radio”, lamentó el periodista, poco antes de que el subsecretario sentenciara que la reacción a las frases de Cacho Castaña fue “una soberana estupidez”. “Además, dicho por Castaña… Si vos me decís que lo dijo un sociólogo”, remató.

Una y otras consideraciones fueron pronunciadas al aire el sábado 3 de febrero en el programa Made in Bahía, de FM La Brújula 24. Aunque, según explica la web de la radio, la consigna era que los funcionarios participaran de la “interesante y divertida trivia” del programa (“las preguntas giraron en torno a publicidades que fueron resonantes, el año en que sucedieron determinadas noticias, reconocimiento de voces de cantantes y de famosos, trailers de películas y series y bandas de sonido”), durante la hora y pico de aire hubo espacio para charlas sobre bueyes perdidos.  


Gracias a eso, tras reflexionar sobre la tecnología y los desarrollos que eso trae aparejado, como las redes sociales (“todo se está yendo de cauce y en algunos casos es prostitución encubierta”, advirtió el subsecretario en relación a Tinder, por caso), los funcionarios y el periodista derivaron en consideraciones sobre debates de la opinión pública. “Hoy cambiaron muchas cosas, hay que cuidarse mucho al hablar. Yo hoy a la mañana pensaba que el hecho de estar en un medio periodístico donde hay gente todo el día escuchando noticias y tratando de ver qué es lo que dice uno para ver si realmente es así o analizar la noticia” exige atención, comentó el conductor.

La reflexión abrió la puerta a que el periodista añadiera “uno se tiene que cuidar mucho de lo que va a decir porque hoy un piropo, lo que antes era un piropo subido de tono…” y no pudiera terminar la frase porque el intendente acotó: “preguntale a Cacho Castaña, si no… puede dar cátedra de eso”.

Invitado a seguir el tema, el conductor evaluó: “yo creo que (a Castaña) se le escapó”.

“Es una soberana estupidez”, sentenció el subsecretario de Cultura, Margo, quien añadió que “hace treinta años que esa frase se dice”. Además, continuó, “dicho por Cacho Castaña. Si vos me decís que lo dijo un sociólogo...”.

Sobre esa base, el periodista propuso otra consideración: “Un piropo subido de tono cómo cambia según diferentes áreas”. Continuó: “Por ejemplo, un tipo que te diga ‘ay mamita qué buena que estás’ desde una Ferrari puede ser una propuesta de casamiento. Desde un Wolkswagen Gol es acoso; de un Reanault 12 es abuso sexual y desde un andamio, es femicidio. Pasa así”.

El intendente Gay concedió: “nos estamos yendo al pasto con esto”.  “Ahora parece que dicen ‘en 1946 Fulano me acosó’…”, dijo, y lamentó: “hoy si abrazás a un nene porque te cayó simpático, capaz que te hacen una denuncia de abuso de menores”. “Se está perdiendo el humor, el doble sentido del humor”, sentenció el subsecretario de Cultura. Cómodo en el terreno de su gestión, añadió: “hoy Bernard Shaw sería sentenciado. Ni hablar Mark Twain”. El escritor, relató Margo, “se sentó un día a hablar a un grupo de mujeres y dijo como comienzo ‘bueno, hablar de este tema de la mujer...’. Peleaban por el voto, el 1800 y pico. ‘No es cuestión de hablar a tontas y a locas. Lo dijo con la ironía que manejaba él, el sarcasmo. Hoy...”. “... nos trató de locas”, acotó el periodista. “Claro, hoy está ana... anatemi... anatematizado y castigado y no compramos más libros de Mark Twain.”.

Fuente: Página 12 







jueves, 25 de enero de 2018

JUSTICIA PARA LAS VÍCTIMAS DEL EQUIPO OLÍMPICO DE EEUU

Título original: La hora de la justicia para las sobrevivientes

Condenaron al ex médico del equipo olímpico de gimnasia norteamericano a entre 40 y 175 años por abusos.
La sentencia llegó tras una semana de audiencias en las que 156 víctimas del médico olímpico –quien ya se había declarado culpable para evitar un proceso largo– contaran también cómo los organismos responsables no las protegieron.




El ex médico del equipo olímpico de gimnasia norteamericano, Lawrence “Larry” Nassar, fue condenado a entre 40 y 175 años de prisión por haber abusado sexualmente de decenas de atletas durante los veinte años en que se desempeñó como especialista en la Federación de Gimnasia de Estados Unidos. Nassar se había declarado culpable en diez casos al comienzo del juicio, por lo que el veredicto se dictó al cabo de siete audiencias de escucha –es decir, que no buscaban recabar pruebas para cimentar una condena–, durante las cuales 156 jóvenes mujeres que habían sido víctimas del médico  hablaron ante el público presente en la sala de la corte estatal de Lansing, Nassar y la jueza Rosemarie Aquilina (ver aparte) para dar testimonio de los abusos. Antes de leer el veredicto, Aquilina advirtió al médico: “No has hecho nada para que merezcas andar libre nunca más”. La condena se suma a los 40 años de prisión que en diciembre le dictó una corte federal, luego de que él se asumiera culpable por tres cargos de pornografía infantil.

Nassar, de 54 años, era también médico en la Universidad del Estado de Michigan, cuyas autoridades, de acuerdo con numerosos testimonios, estaban al tanto de las acusaciones pero no actuaron al respecto. Ayer, poco después de conocida la sentencia, la legislatura del Estado de Michigan votó por unanimidad una resolución para exigir la renuncia de la presidenta de la Universidad. Por el caso, esta semana habían renunciado el director, el subdirector y el tesorero del equipo olímpico de gimnasia; el presidente y el director ejecutivo habían hecho lo mismo el año pasado, cuando las denuncias de abusos se hicieron públicas. Durante las audiencias, declararon, entre otras, celebridades de la gimnasia olímpica, como Aly Raisman, Jordyn Wieber, McKayla Maroney y Jamie Dantzscher.

Ayer, al final del último testimonio, Nassar dijo a las mujeres que habían declarado: “sus palabras estos días me han impactado mucho y me han agitado hasta la médula. Llevaré vuestras palabras conmigo hasta el fin de mis días”. La semana pasada, al promediar las audiencias, el médico había solicitado a la jueza que lo excusara de asistir a la corte porque los testimonios le hacían daño; la jueza rechazó el pedido.

Poco antes de leer la condena, la magistrada leyó ante la sala otra carta, la que el propio Nassar había escrito el año pasado para declararse culpable de diez casos. Aquilina explicó que leería el texto para demostrar que Nassar no estaba arrepentido de lo que había hecho y que aunque se declaraba culpable no asumía su responsabilidad. 


El médico había escrito: “Lo que hice fue médico, no sexual, pero por culpa del porno (la causa por pornografía infantil, en la que resultó condenado) perdí toda la credibilidad. Así que trato de evitar un juicio para salvar del stress a mi comunidad, mi familia… y sin embargo mire lo que está pasando. Esto está mal. Yo fui un buen médico, porque mis tratamientos funcionaron y estas pacientes que ahora están hablando son las mismas que agradecían y volvían una y otra vez. Los medios las convencieron de que era incorrecto y malo. El infierno no conoce tanta furia como la de una mujer despechada. Los medios están haciendo sensacionalismo con esto. El fiscal me obligó (a declararme culpable)”.

Las audiencias de escucha se transmitieron en directo por Internet. A cada mujer que se presentaba a testificar, Aquilina le aclaraba que podía extenderse durante todo el tiempo que quisiera. Como el veredicto de culpabilidad estaba decidido de antemano, la magistrada no tenía obligación de mantener imparcialidad ni de evitar comentarios sobre lo que sucediera en la sala. Por eso, alentó a cada una de las testigos a hablar, y luego les agradeció lo que habían hecho. “¿Qué te gustaría que yo sepa?”, preguntaba a las mujeres que se disponían a testimoniar; “deja tu dolor aquí, y andá afuera y hacé tus cosas magníficas”, dijo a una de las gimnastas. A Raisman, que fue capitana del equipo olímipico, ganadora de medalla de oro y una de las primeras denunciantes en sostener la acusación en público, le advirtió: “Todas las palabras que vos y tus hermanas sobrevivientes han dicho están siendo oídas. Ustedes nunca fueron el problema, pero son parte de la solución”. 

Los testimonios establecieron que Nassar abusó de niñas y adolescentes por igual, que llegó a hacerlo no sólo en su propio consultorio, sino inclusive ante los padres de las niñas, que veían cómo él las hacía recostar en la camilla boca abajo y les introducía dedos en la vagina, cualquiera fuera la lesión de la que ellas se quejaran. Una de las víctimas se suicidó; el padre de otra de ellas también, tras años de no haber creído en sus palabras.

Raisman ya advirtió días atrás que el caso no termina con la condena al médico. “En estos 30 años, cuando las sobrevivientes (de abuso) dimos la cara, adulto tras adulto –muchos de ellos en posiciones de autoridad– te protegieron, dijeron a cada sobreviviente que estaba bien, que vos no abusabas de ellas. De hecho, muchos adultos hicieron que vos convencieras a las sobrevivientes de que estaban siendo exageradas o habían malinterpretado. Esto es como ser violadas una y otra vez”, dijo, y señaló que la Federación de Gimnasia y el Comité Olímpico norteamericano tienen responsabilidades al respecto.

Fuente: Página 12 - Por Soledad Vallejos

jueves, 11 de enero de 2018

100 ARTISTAS E INTELECTUALES FRANCESAS CONTRA EL PURITANISMO SEXUAL

En Hollywood, el movimiento Time’s Up, apoyado por más de 300 actrices, logró teñir de negro la ceremonia de los Globos de Oro en protesta contra las agresiones sexuales. En Francia, un colectivo formado por un centenar de artistas e intelectuales tomó este martes la dirección contraria al firmar un manifiesto opuesto al clima de “puritanismo” sexual que habría desatado el caso Weinstein. La tribuna, publicada en el diario Le Monde, está firmada por conocidas personalidades de la cultura francesa, como la actriz Catherine Deneuve, la escritora Catherine Millet, la cantante Ingrid Caven, la editora Joëlle Losfeld, la cineasta Brigitte Sy, la artista Gloria Friedmann o la ilustradora Stéphanie Blake.


“La violación es un crimen. Pero la seducción insistente o torpe no es un delito, ni la galantería una agresión machista”, afirman las autoras de este manifiesto. “Desde el caso Weinstein se ha producido una toma de conciencia sobre la violencia sexual ejercida contra las mujeres, especialmente en el marco profesional, donde ciertos hombres abusan de su poder. Eso era necesario. Pero esta liberación de la palabra se transforma en lo contrario: se nos ordena hablar como es debido y callarnos lo que moleste, y quienes se niegan a plegarse ante esas órdenes son vistas como traidoras y cómplices”, defienden las firmantes, que lamentan que se haya convertido a las mujeres en “pobres indefensas bajo el control de demonios falócratas”.

Entre las impulsoras del manifiesto se hallan personalidades que ya habían expresado opiniones opuestas a este movimiento, cuando no abiertamente contrarias a ciertas luchas del feminismo. Por ejemplo, la filósofa Peggy Sastre, autora de un ensayo titulado La dominación masculina no existe, o la escritora Abnousse Shalmani, que en septiembre firmó una columna donde describía el feminismo como un nuevo totalitarismo. “El feminismo se ha convertido en un estalinismo con todo su arsenal: acusación, ostracismo, condena”, dijo en el semanario Marianne. Por su parte, la periodista Élisabeth Lévy ha tildado de “infecto” el movimiento iniciado por etiquetas como #MeToo o #balancetonporc (“denuncia a tu cerdo”). En un registro más moderado, Deneuve también se opuso a este fenómeno a finales de octubre. “No creo que sea la forma más adecuada de cambiar las cosas. ¿Después qué vendrá? ¿'Denuncia a tu puta'? Son términos muy excesivos. Y, sobre todo, creo que no resuelven el problema”, declaró entonces. También Millet, crítica de arte y autora del relato autobiográfico La vida sexual de Catherine M., se ha opuesto repetidamente a un feminismo “exacerbado y agresivo”.

Las firmantes aseguran que las denuncias registradas en las redes sociales se asimilan a “una campaña de delaciones y acusaciones públicas hacia individuos a los que no se deja la posibilidad de responder o de defenderse”. “Esta justicia expeditiva ya tiene sus víctimas: hombres sancionados en el ejercicio de su oficio, obligados a dimitir […] por haber tocado una rodilla, intentado dar un beso, hablado de cosas intimas en una cena profesional o enviado mensajes con connotaciones sexuales a una mujer que no sentía una atracción recíproca”, dicen en la tribuna. También advierten el regreso de una “moral victoriana” oculta bajo “esta fiebre por enviar a los cerdos al matadero”, que no beneficiaría la emancipación de las mujeres, sino que estaría al servicio “de los intereses de los enemigos de la libertad sexual, como los extremistas religiosos”.

Efectos en la cultura

El manifiesto alerta también sobre las repercusiones que este nuevo clima podría tener en la producción cultural. “Algunos editores nos han pedido […] que hagamos a nuestros personajes masculinos menos 'sexistas', que hablemos de sexualidad y amor con menos desmesura o que convirtamos 'los traumas padecidos por los personajes femeninos' en más explícitos”, denuncian las firmantes, oponiéndose también a la reciente censura de un desnudo de Egon Schiele en el metro de Londres, a la petición de retirar un cuadro de Balthus de una muestra del Metropolitan de Nueva York o a las manifestaciones contra una retrospectiva dedicada a la obra Roman Polanski en París.

“El filósofo Ruwen Ogien defendió la libertad de ofender como algo indispensable para la creación artística. De la misma manera, nosotras defendemos una libertad de importunar, indispensable para la libertad sexual”, suscriben las cien firmantes del manifiesto. “Como mujeres, no nos reconocemos en este feminismo que, más allá de la denuncia de los abusos de poder, toma el rostro del odio a los hombres y a la sexualidad”, concluyen. El texto generó este martes malestar entre las asociaciones feministas en Francia, que lo atacaron en las redes sociales. “Indignante. A contracorriente de la toma de conciencia actual, algunas mujeres defienden la impunidad de los agresores y atacan a las feministas”, declaró la asociación Osez le féminisme.

Fuente: El País.es - Por Álex Vicente.







martes, 9 de enero de 2018

¿ SIN EDUCACIÓN SEXUAL INTEGRAL EN LA CIUDAD DE BUENOS AIRES?

Título Original: " Con el ESI no"

 Profesores y profesoras de Educación Sexual Integral de la Ciudad de Buenos Aires emitieron un pronunciamiento alertando sobre la posible desaparición de la asignatura en el escenario de una universidad única que borraría de un plumazo los 29 institutos de formación docente y que abriría las puertas a una currícula muy alejada de la perspectiva de género.




Frente a la amenaza del cierre de los Institutos de Formación Docente y la creación de una universidad docente que los sustituya, la UNICaba anunciada por el ministerio de Educación porteño para 2019, lxs Docentes de Educación Sexual Integral (ESI) emitieron un pronunciamiento de alerta por la implementación de una unidad académica que atenta contra la ESI, que perdería su sentido de obligatoriedad para las universidades, ya que la Ley 26.150 no incluye a ese nivel educativo. Además de exigir la continuidad de los 29 profesorados, de las cátedras de ESI y la efectiva aplicación de la ley con presupuesto acorde y respetando la perspectiva de género, el pronunciamiento advierte sobre “el desfinanciamiento del Programa Nacional de Educación Sexual Integral y, por ende, de la deficitaria aplicación de la ley en todos los niveles educativos”: la formación en servicio es uno de los grandes ausentes en la formación continua.

Las profesoras de ESI Celeste Mac Dougall y Paula Fainsod, que participaron en la elaboración y firma del pronunciamiento, coinciden en que la necesidad urgente de emitir ese documento no sólo da una pelea contra el cierre de los institutos sino que también visibiliza la deficitaria aplicación de la norma en la Ciudad de Buenos Aires, su desfinanciamiento y la falta de políticas públicas que garanticen los contenidos de ESI en las escuelas. “Ese contexto hizo que sacáramos este comunicado. Hay docentes comprometidxs y un Estado ausente”, explica Mac Dougall. “No queremos que simplemente se valore nuestra voluntad respecto del tema sino que se nos reconozca como trabajadorxs de la educación. Hay un derecho de las pibas y los pibes de recibir ESI y una obligación nuestra como docentes de impartirla.”





Fainsod, por su parte, hace foco en “algunos elementos preocupantes”, como la implementación de cursos virtuales y contenidos enlatados, y la incidencia del médico Abel Albino en la cartera de Educación para el nivel inicial, “que es contraproducente y dice cosas que van contra lo que plantea la ESI. Pero también influye fuertemente lo que sucede en Latinoamérica y en nuestro país, con el ataque de algunos grupos fascistas ultrarreligiosos y la ´ideología de género´”.

Sin fundamentos

En su columna del martes para este diario, Adriana Puiggrós aseguraba que el Gobierno de la Ciudad se propone cerrar todos los Institutos de Formación Docente (IFD) de golpe, que ya suspendió la inscripción de la cohorte 2018 y que serían sustituidos por la Universidad docente de la jurisdicción. “No expone fundamento pedagógico ni programa alguno para esa universidad, excepto que usará un subsidio de 35 millones del BID para la construcción de su edificio, abriendo por ahora una carrera en la sede de la escuela Juan B. Justo.” Mac Dougall, profesora de ESI en la Escuela Normal Superior Nº 1 Roque Saénz Peña y en el Instituto de Enseñanza Superior Nº 2 Mariano Acosta, agrega un detalle mayor: “No es lo mismo dar contenidos de ESI para futuras y futuros docentes de nivel inicial que para docentes que tienen que dar en secundario Lengua y literatura o Educación física”.

–El pronunciamiento establece una vinculación clave entre la ESI y el peligro de cierre de los institutos. 

–Tenía que haber algo específico en términos de esta pelea que estamos dando para que no se cierren los IFD en función de varias cuestiones, como la deficitaria aplicación de la Ley 26.150 en Ciudad hace años y falta de materiales o materiales viejos que ni siquiera están adaptados a la normativa actual. Con desfinanciamiento o en todo caso un financiamiento destinado a algunas Ong´s que trabajan en las escuelas. Pero también dar cuenta de que hay un vacío, porque la Ley no indica que en el nivel universitario haya formación obligatoria en ESI.

–Además hay contenidos específicos de ESI que sería imposible trabajarlos en todas sus particularidades si se unifican en un solo ente académico. 

Desde que se aprobó la Ley en 2006 costó muchísimo lograr su incorporación en los planes de estudio como asignatura específica. De hecho en los profesorados ESI está en los proyectos de la formación general y es un taller. Fue un proceso largo porque entre 2009 y 2010 comenzaron los llamados para cubrir la asignatura ESI y recién en los últimos años se completó en todos los profesorados. La Ley supone que haya capacitación en servicio para lxs docentes que están en ejercicio, pero para lxs docentes en formación tiene que haber una asignatura o lineamientos curriculares. Si no hay una política de Estado, repercute en que nadie se hace cargo.

–Es que el contenido de ESI debe ser transversal.

–Todas y todos deberíamos darlo, y ahí hay otro vacío porque no lo termina dando nadie. Que haya una asignatura específica en la formación docente garantiza que va a haber una mirada específica respecto de ese tema con metodología y contenidos propios. Es nuestra obligación como docentes incluir contenidos de ESI en las materias. Fue un gran triunfo garantizar ese derecho en la ley, pero si se vuelca lo que nosotros denominamos desintegración completa de todos los profesorados, me pregunto cómo quedará esa garantía existente en cada uno de ellos respecto de la asignatura.

–Dos reclamos centrales que surgieron durante las tomas de escuelas secundarias en rechazo a la reforma educativa fueron la ESI y los protocolos de intervención frente a la violencia de género. 

–Estamos en un contexto que demanda cómo, cuándo y por qué damos ESI. La efectiva implementación en los niveles medios fue una de las demandas fundamentales de lxs alumnxs cuando realizaron las tomas de escuelas, que enlaza con todo lo que vivieron hacia adentro de las instituciones, situaciones de violencias y de abusos. Pero también en los niveles inicial y primario tuvimos situaciones donde la violencia de género o la violencia machista que se expresaba en una familia terminó siendo responsabilidad de lxs docentes. Frente a estas problemáticas la escuela tiene que construir otros sentidos, y para eso es fundamental la ESI, como responsabilidad de la docencia y del Estado, que tiene que capacitar.

–La escuela sigue cubriendo la intemperie que genera el Estado.

Es que la escuela cumple ese rol que deja vacante un Estado sin políticas públicas, y no es casual que quienes nos ocupamos de esos temas somos también lxs que damos ESI. 


Nada es a distancia

En el Mariano Acosta y en la Escuela Normal Superior N° 7, José María Torres, donde da clases Paula Fainsod, contenidos digitales duros y otras virtualidades son barridas por riquezas interdisciplinarias con perspectiva de género indispensables para transmitir ESI. Sin embargo, el mundo que intenta abrir ante los ojos de sus alumnxs puede encapsularlo de un plumazo el peligro latente de espacios curriculares que ignoran la existencia de esta asignatura. “No hay más información que algunos power points en relación a la UNICaba y a la Secundaria del Futuro, pero hay varias situaciones alarmantes en relación a ESI y formación docente. Algunas se plantearon en el pronunciamiento y otras tienen que ver con las cursadas virtuales: pensar la educación sexual a distancia es una contradicción.” 

–¿Por qué?

Es una contradicción en algún punto para la formación docente porque está planteada como un taller con todo lo que eso implica: la posibilidad, como dice su propuesta de trabajo, de ingresar por diferentes vías, como la labor sobre lo personal, que implica el trabajo con otrx y la riqueza de ese encuentro para pensar y pensarse en estas cuestiones, por lo tanto la cuestión de la virtualidad sería un peligro. Aunque desde el ministerio de Educación piensan en una carga fuerte de cursada virtual y ya hay un antecedente en la UCA de un curso para docentes y ESI, con lo cual deben haber algunas cosas cerradas en ese sentido. 

–Usted mencionó la distribución de contenidos enlatados y la presencia de Abel Albino como posible ejecutor de políticas educativas contraproducentes.

–Los contenidos enlatados son otros de los peligros de esa virtualidad y la incidencia de Albino en el nivel educativo inicial es contraproducente por los conceptos que expresa y son de público conocimiento, y que van en sentido contrario a lo que plantea la ESI. Esto sumado a los embates de grupos ultrarreligiosos contra la perspectiva de género. La centralización desde lo virtual y los enlatados, y la centralización de contenidos romperían con una lógica de autonomía de cátedra. Si el Gobierno de la Ciudad piensa en una universidad como posibilidad única de formación, rompe con una tradición de formación superior que es la libertad de cátedra. Y también si pensara en una única cátedra, si hubiese de ESI, rompería la pluralidad de voces, de perspectiva y la interdisciplinariedad propia del campo de la ESI, enmarcadas en la ley. 

–Algo de todo esto se vislumbró en lo que es la currícula para Ciudad de la Nueva Escuela Secundaria (NES).

–La ESI implica desde sus lineamientos curriculares la posibilidad de trabajar en espacios específicos, y/o en la transversalización como esa doble vía. Frente al reclamo de lxs secundarixs, de ESI en la escuelas, el Gobierno de la Ciudad realizó jornadas de trabajo pero centralizadas en la violencia de género, que si bien es un punto que hace a la temática no es el único. El temor es que la materia sea reemplazada por esas jornadas como espacios específicos transversales pero diluyentes. Por ejemplo, para la currícula de la NES, Educación Sexual Integral aparece casi al final, con la invitación a la transversalización pero con ninguna bajada de contenidos ni de lineamientos. 

–Todo esto tiene como antecedente una línea de trabajo que se viene dando en el ministerio.

Sí, acompañado por un vaciamiento en Ciudad y Nación de todo lo referente a ESI y al Programa Nacional de Educación Sexual Integral. Existen los talleres pero como una cuestión institucional anterior. No hay trabajo fuerte de política pública o educativa,  ni de formación docente, capacitación docente o de trabajo en las escuelas. En ese gran vaciamiento ellos se montan sobre lo que cada unx de nosotrxs hacemos desde nuestros lugares de compromiso para mostrar un como si de lo que dicen que hacen y en realidad no hacen.


Fuente: La 12/ Página 12 - Por Roxana Sandá.

jueves, 4 de enero de 2018

LAS VIOLENCIAS SILENCIADAS EN LAS UNIVERSIDADES





Desde la página de FB de la Ong [ @Dycbb] se lanzó una encuesta de 6 días de duración con la pregunta inicial:  ¿ Alguna vez te mal-trató algún profesorx en la universidad?. FB  sólo nos permitió dos opciones. Nos pareció extremadamente acotada y cerrada , no obstante, igual la subimos y aquí los resultados.


Información de la encuesta:

 ¿ Alguna vez te mal-trató algún profesorx en la universidad?

Cantidad de personas que participaron: 290

Resultado: 100% respondió que SI.

Inquietante

Entendemos que la universidad [ entendida como espacio de deconstrucción y reconstrucción de conocimiento crítico] debería estar ocupada y preocupada , al menos en crear herramientas básicas ante esta pandemia (OMS) que es la violencia de género.
Algunas universidades en la Argentina ya tienen su protocolo ante situaciones de violencia de género [ desde una perspectiva de los DDHH nos referimos a TODO tipo y modalidades de violencias, no sólo a la violencia machista]. Es un comienzo, pero no alcanza. 
Este ámbito debería estar a cargo de profesionales capacitadxs en la temática de género , violencias y victimología. 
Asimismo, es necesario entender que el protocolo se utiliza ante emergencias y urgencias y se articula con diversas instituciones que trabajan en la temática. De allí la importancia de la inter e intra institucionalidad. 
Las temáticas de géneros y violencias debería ser transversal en todas las currículas. Esta información debería ser continua y puesta en debate, articulada desde y con perspectiva de los DDHH.

Diversidad de voces 

Otra opción sería convocar mediante cátedras abiertas, o tal vez, jornadas, seminarios, charlas debates, pero resulta imperante comenzar a hablarlo [ lo que no se nombra, no existe]. Visibilizar y concientizar. Defragmentar los discursos hegemónicos machista y misógino que hora a hora mata.

 Voces disidentes 

Escucharlas nos permite ampliar horizontes , investigaciones, debates.
el protocolo es necesario, pero es una herramienta más. Necesitamos ser operativxs, flexibles ; problematizar lo " natural" pues el transcurrir de la vida, la cotidianidad y los vínculos son complejos y se construyen,decontruyen y destruyen: dependo de mí, del otrx , de otrxs y viceversa. 

Complejidad e incertidumbre

Habitamos un mundo de incertidumbres , complejo , diverso e intenso. El tiempo es considerado un valor ambivalente y necesario: preciado - despreciado. La vida también lo es. 
Es momento que nos acostumbremos a convivir "este mundo desbocado", al decir de Gidden.

 Descolonizar estructuras, derribar estereotipos es la tarea. El desafío. Comenzar el debate, el compromiso







Mónica P. Bersanelli
      Presidenta
ONG Desafios y Compromisos

Directora: Consultoria y Asesoramiento integral 
" Por una vida sin violencia"



viernes, 29 de diciembre de 2017

PROTOCOLO DE VdG EN UNIVERSIDADES , HERRAMIENTA OPERATIVA FUNDAMENTAL

Título original:: El debate sobre cómo proceder ante la violencia de género

La Universidad de Buenos Aires tiene un protocolo de actuación que no se cumplió cuando un docente fue acusado por un grupo de alumnas. Lo que debe hacer una institución. Las demoras en la UBA en implementar el instrumento legal para este tipo de situaciones.



La denuncia de abuso sexual de las siete ex alumnas del Centro Cultural Sabato publicada por este diario el domingo pasado habilita a seguir preguntando por lo que deben hacer las instituciones frente a situaciones como éstas. ¿Alcanza con despedir al presunto agresor? Según el “Protocolo de acción institucional para la prevención e intervención ante situaciones de violencia o discriminación de género u orientación sexual” aprobado por la Universidad de Buenos Aires en diciembre de 2015, no sería suficiente. Referentes que vienen trabajando en su aplicación hablan de las los avances y las resistencias a este instrumento legal.

El Protocolo fue impulsado por estudiantes de la UBA. Entre ellos, la agrupación La Mella presentó en mayo de 2015 un proyecto para que la UBA discuta, genere y apruebe un Protocolo. Finalmente se aprobó el 9 de diciembre de 2015 y se votó un plazo de 180 días hábiles para implementarlo, por lo que el 1º de agosto 2016 se vencía ese período.

El Protocolo establece que un equipo centralizado se ocupará de su implementación y que las distintas unidades académicas deben nombrar un referente para su aplicación. Además, que a través de esta estructura se deben realizar tareas de sensibilización y prevención. También detalla cómo actuar ante las posibles denuncias.

Lucía Pedraza, estudiante y Consejera Directiva de la Facultad de Ciencias Exactas y responsable de género de La Mella, confirmó a este diario que la aplicación del Protocolo “se postergó, desde el mismo Rectorado. Cada facultad tardó en designar a un referente, abrir la casilla de correo que se exige para denunciar y difundir el protocolo”. “La UBA no puso a disposición los recursos que se necesitarían para tener esto funcionando bien”, agregó. La Facultad de Ciencias Económicas, dijo, es una en las que la aplicación del Protocolo está retrasada.

La historia que publicó PáginaI12 el domingo justamente está bajo el ámbito de esa unidad académica. Leonardo Bugliani, un profesor que daba un taller en el Centro Cultural Sabato de la Facultad de Económicas de la UBA, fue denunciado penalmente por abuso sexual por seis ex alumnas. Bugliani, según la acusación, captaba a las chicas a través de un espacio llamado Ágora Teatral que funcionaba en ese Centro, para luego llevarlas a su casa, donde habría cometido los abusos. Algunas eran menores de edad al momento de comenzar el taller. Las denuncias están en etapa de investigación, pero el juez a cargo ya libró la orden de impedimento de contacto de Bugliani hacia las chicas, y su casa fue allanada. Las autoridades de la Facultad de Ciencias Económicas tomaron conocimiento de una actuación por lo menos irregular de Leonardo Bugliani a mediados de 2016 por el relato de la madre de una chica que participaba del espacio. Según explicó Diego Berardi, director del Centro Cultural, en ese momento despidieron al acusado y se pusieron a disposición de la madre que se presentó a plantear el problema a la Facultad.

–¿Hubiera correspondido aplicar el Protocolo en este caso? –preguntó Página/12 a Pedraza.

Sí, porque el Protocolo habla de lo que ocurra adentro de la Universidad, incluso si son transeúntes. E incluso si pasa algo afuera de la Universidad, con dos personas de una Facultad. Encima (el acusado) es una persona contratada por la Facultad. Y ellas, aunque no sean alumnas regulares, son alumnas de un taller de la Facultad. El Protocolo puede intervenir, analizar la situación y después derivar adonde corresponda. Y que la madre cuando va a hacer la denuncia hable con una persona preparada y se canalice mejor (su denuncia).

–Según el Protocolo, ¿corresponde abrir un sumario aunque el acusado no sea personal estable de la Universidad?

El Protocolo deriva y acompaña a abrir el sumario en el lugar correspondiente. Sí. Y claramente no es lo mismo que la UBA te haga un sumario y te eche, a que te dejen de contratar. Se podría haber abierto una investigación. No importa si te convence o no lo que te dice el acusado; desde el punto de vista de género es un mal enfoque pensar que lo echás porque no te convence lo que dice, si los hubiese convencido tampoco correspondía no echarlo. Un profesional en ese tema no lo hubiese tomado igual. 

Freya Falsetti, estudiante de la Facultad de Ciencias Económicas e integrante de SOS La Mella, coincidió en que es importante “que la Universidad se haga cargo de esta problemática. Se tienen que garantizar las cuestiones básicas, que estas cosas no vuelvan a suceder. Además se tiene que investigar el vínculo con la facultad de Bugliani”.

Elida Cuñado, responsable de Derechos Humanos de la Asociación del Personal No Docente de la UBA (Apuba) no se mostró sorprendida: “Es un caso más de los tantos que cotidianamente se dan en nuestra sociedad. No sorprende para nada que suceda en la UBA. Estamos en un ámbito complejo, machista y en muchos casos muy misógino”, dijo en diálogo con PáginaI12.

Por otro lado, explicó que “conocemos y reconocemos el Protocolo como un avance y herramienta muy importante que conseguimos después de muchos años de insistir desde el espacio de Apuba y acompañando a los distintos claustros”. Cuñado agregó que tienen vínculo permanente con Valeria Thus, a cargo de la aplicación del Protocolo en la Universidad: “Presentamos distintas denuncias y obtenemos respuestas; estamos armando redes básicamente entre las mujeres de la UBA y se viene instalando en las distintas unidades académicas esta cuestión”.

Según Pedraza, en cada Facultad la aplicación del Protocolo está en un estadio distinto. “Donde funciona mejor es en Filosofía y Letras, FADU, y Exactas. Aunque tienen sus problemas de falta de recursos. Cada una tiene una persona a cargo, reciben denuncias. Hace poco se empezó a implementar pero más lento en Sociales. En el resto de las facultades todavía no tienen nada, no hay muestra que se esté implementando”, dijo. El año próximo, agregó, la UBA debería avanzar en la realización de una campaña descentralizada sobre el Protocolo y en el desarrollo de estadísticas: “La Universidad debería censar a su población y saber cuál es la situación de violencia de género adentro”. 

En 2016, La Mella llevó adelante un relevamiento entre estudiantes de la UBA para “establecer un estado de situación de las prácticas discriminatorias, abusos, agresiones y violencias basadas en el sexo, el género, la orientación sexual, la identidad de género y/o la expresión de género”, según dice el Informe Preliminar sobre Violencia de Género en la UBA. La encuesta se llevó a cabo en abril de 2016 vía virtual y dio cuenta de diversas formas de violencia que se vive intramuros (ver aparte). El resultado, dice el documento, “aporta serios argumentos para implementar el Protocolo de acción institucional ante casos de discriminación, acoso y violencia de género”.

Cuñado insistió también en la importancia del Protocolo: “Necesitábamos una herramienta oficial de la UBA donde radicar denuncias. Esta herramienta nos da una garantía de que hay conciencia de género. No cualquiera entiende de que hablamos cuando hablamos de género. Entonces tener gente idónea y sensibilizada nos garantiza una buena recepción”. Y valoró también que este año la UBA haya dado un primer curso virtual de género para docentes y que el año próximo dictará una diplomatura para los no docentes.

Fuente:Página 12 - Por  Sonia Santoro  

miércoles, 27 de diciembre de 2017

ARGENTINA: EL MACHISMO DEL GOBIERNO IMPACTA EN LA VIDA DE LAS MUJERES

TÍTULO ORIGINAL: VIDAS DEVALUADAS 

AJUSTE La reforma previsional que aprobó el Congreso la madrugada del martes en una ciudad sitiada por las fuerzas represivas discrimina alevosamente a las mujeres: las amas de casa ya no tendrán acceso a la jubilación y las que lograron acceder son tratadas como ciudadanas de segunda, sin garantías y con menos compensación por la reducción de ingresos. La Asignación Universal por Hijo pierde un monto equivalente a seis leches por mes y las asignaciones familiares ni siquiera tienen compensación. Ciego y sordo a las masivas movilizaciones feministas que a través de la herramienta del paro pusieron en primer plano el trabajo invisibilizado que realizan las mujeres sin remuneración, esta reforma refuerza la división sexual del trabajo y la explotación de las vidas femeninas.



fotografía: Sebastián Mique

Son adolescentes ignorantes que se quedan embarazadas como premio o señoras de barrio norte que no laburaron nunca. Jubiladas que se patinan la plata para salir con sus amigas o madres aprovechadas para vivir de la leche de sus hijos. Son drogonas que se juegan la plata de la leche de sus hijos en vino o la ruleta y son doñas que ven la novela con la plata robada a las arcas del Estado. “Con la moratoria de los K se jubilaron señoras bien para salir con sus amigas”, las despreció Alieto Guadagni, Doctor en Economía y ex funcionario de la dictadura y de la democracia. “Muchas eran amas de casa de Barrio Norte que no habían laburado en su vida y que se la dieron igual y no son una, dos, tres, son miles”, sentenció el diputado santafecino del PRO Luciano Laspina sobre las amas de casa que llegaron a jubilarse por la moratoria previsional. “¿Qué preferís que una piba ignorante se embarace para cobrar una platita todos los meses y ni siquiera se den cuenta que le están arruinando la vida?”, se preguntó el ex candidato a Gobernador de Santa Fe, por Cambiemos, Miguel del Sel. En la misma saga de fantasear con que la maternidad es equivalente a sacarse la lotería, Julián Dindart (UCR), ex Ministro de Salud de Corrientes y que llego a Presidente de la Comisión de la Mujer y la Familia del Congreso de la Nación expresó: “Las adolescentes se embarazan porque tienen un recurso económico como premio por haber tenido un hijo”.  La canaleta de los prejuicios sobre la maternidad como una apuesta con premios tuvo otro hit político. “Es un dato de la realidad, desde el momento que se implementó el programa de Asignación Universal por Hijo que lo que se venía gastando en juego y en droga ha tenido un crecimiento y no hay otra razón que no sea la de incorporar esa inmensa masa de dinero que circula, por lo menos en los datos del Conurbano”, aseguro Ernesto Sanz, ex titular de la UCR y fundador de Cambiemos. Los prejuicios contra las jóvenes, madres, trabajadoras no remuneradas y amas de casa no fueron en vano. Plin, caja. Las excluidas del discurso de la meritocracia van a tener un recorte en sus bolsillos. 

El martes a la trasnoche las cacerolas sonaban sin cámaras que las miren y la represión llegaba al Congreso de la Nación, incluso en turno trasnoche, con gases lacrimógenos, balas de goma y detenciones arbitrarias. La ley de reforma previsional fue aprobada, el martes 19 de diciembre, con 127 votos a favor, 117 en contra y dos abstenciones con el objetivo del gobierno de quedarse con 60.000 millones de pesos. El contrapeso es que la reforma va a reducir los ingresos de unas 15 millones de personas, entre jubilados/as, pensionados/as, niñas y niños beneficiarios de la Asignación Universal por Hijo (AUH), ex Combatientes de Malvinas y trabajadoras/es que perciben asignaciones familiares* [ y personas con discapacidad] Pero afecta, muy especialmente, a las mujeres. 

El 62 por ciento del total de jubilados son mujeres: el 87 por ciento de lxs pensionados son mujeres; el 86 por ciento de quienes se jubilaron a través de las moratorias previsionales son mujeres; el 64 por ciento de quienes cobran pensiones no contributivas (por vejez, invalidez o familias con siete hijos) son mujeres y el 99 por ciento de quienes administra la AUH y Asignación por Embarazo son mujeres, según datos de Anses, de julio del 2014. Desde el año pasado que se piden nuevos datos, pero ni en el 2016, ni en el 2017, el organismo accedió a dar la información. 

Brecha de género: 15.408 pesos menos, al año, por envejecer como mujer

La brecha de género entre mujeres y varones es de 24,5 por ciento, según las últimas cifras a las que pudo acceder Las/12.Por otra parte, la Encuesta Permanente de Hogares (EPC), del Indec, informó que, en el segundo trimestre de 2017, la jubilación media para mujeres fue de 8.513 pesos y de 9.797 para varones. Por lo que las señoras que son juzgadas por salir con sus amigas cuentan con 1.284 pesos menos por mes por lo que implica una vida como mujeres: ser las que socialmente tienen que cuidar a los hijas e hijos, atajar a nietos y nietas y ser recibidas para limpiar casas, ser maestras o enfermeras, pero obstaculizadas en tareas jerárquicas. El impuesto o peaje al género implica 15.408 pesos menos al año en la cartera. 

Las razones son múltiples: en el mundo laboral las mujeres ganan menos y tienen menos aportes por sueldos inferiores; realizan el doble de tareas de cuidado y trabajos domésticos que los varones (seis horas ellas y tres horas ellos) pero ese tiempo no es remunerado por el Estado y  la edad promedio en la que se jubilan es a los 63 años por lo que realizan menos aportes que los varones. Ahora la desigualdad de las mayores se va a volver mayor. Por supuesto esta realidad afecta también y más a las personas trans que pudieron acceder a la jubilación con su identidad autopercibida a partir de la Ley de Identidad de Género, pero que son marginadas de la formalidad laboral y los ingresos más altos. 

A partir de la nueva ley se cambia la forma de actualización de jubilaciones, pensiones y AUH. Por lo que jubilados y pensionados con treinta años de aportes y haberes de 10.000 pesos en marzo cobrarán un bono de 750 pesos y quienes no cumplan con las tres décadas de aporte (la mayoría de las mujeres que tuvieron que trabajar en la informalidad o interrumpir su carrera para cuidar a sus hijos/as o llegar a retirarlos de la escuela) cobrarán la mitad: 375 pesos. Los beneficiarios de la AUH percibirán un bono de 400 pesos, por única vez, por cada hijo/a que recibe la asignación.

Mala leche: 6,2 litros menos para cada piba y pibe

La Asignación Universal por Hijo y la prestación por embarazo, actualmente, representan 1412 pesos mensuales. La AUH debería subir en marzo, si no se hubiera aprobado la reforma previsional, a 1616 pesos, según la estimación del periodista y economista Alejandro Bercovich, con un aumento que tendría que haber sido del 14,5 por ciento. Sin embargo, se va a quedar en 1492,49 pesos (más el bono por única vez) con una actualización desinflada del 5,7 por ciento. La quita por cada hijo/a de la ley aprobada representa 124 pesos por mes por cada chico y chica y una pérdida neta por hijo de 470 pesos (contando el bonustrack sacado de la galera por el gobierno nacional después de las protestas). Por lo tanto, con un precio de mercado de 20 pesos por litro de leche (Sancor) la baja en la AUH implica 6,2 sachet de leches menos para cada piba o pibe, por mes, como efecto de la ley aprobada entre protestas y cacerolas.

Ante esta situación, La coalición de organizaciones de la sociedad civil que componen Infancia en Deuda advirtió que la reforma previsional afecta los derechos de la infancia. Carmen Ryan, de la Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia (ACIJ), e integrante de Infancia en Deuda, alerta: “Desde 2015 disminuye la inversión en infancia. De 2015-2016 bajó de 2,7 a 2,6 del Producto Bruto Interno y preocupa que puede seguir bajando, a partir de la reforma previsional, con la disminución de inversión en asignaciones familiares y universales. Además, no hay presupuesto previsto para el/la Defensor/a de Niñas, Niños y Adolescentes. Y algunos de los programas de niñez, sufren reasignaciones, subejecuciones y previsiones decrecientes contrarias a la ley”.

Asignaciones familiares: colgar los botines, los lápices y las actividades recreativas

En el caso de las asignaciones familiares para trabajadores/as registrados el 72 por ciento de quienes lo cobran son los varones. Aunque lo pueden cobrar las madres por su propio trabajo o del sueldo del padre si están separadas y su hijo/a se puede ver perjudicado por maniobras evasivas a su sostén. Pero, la reforma previsional, no derrama sino que contrae el dinero para guardapolvos, galletitas, carne, frutas, cumpleaños, zapatillas o mapas. Las o los empleados que cobren 21.921 pesos brutos y los o las monotributistas (A, B, C y D) pierden ingresos que el Estado destinaba a sus hijxs por 870 pesos durante 2018 por el recorte de asignaciones familiares, según los cálculos de Bercovich. Además, por hijo discapacitado se pierde 2.0005 pesos y por ayuda escolar anual 728 pesos. Y la CGT -que toma el té, mientras las mujeres toman la calle- no hace de esta merma un problema digno de reclamo. 

Hay que colgar los botines, las clases de natación y la cartuchera con lápices completos. Pero, en este caso, no se percibe ninguna compensación. “El bono no afecta a las asignaciones familiares, por ejemplo los trabajadores formales que perciben los ingresos más bajos y cuya asignación familiar está equiparada a la AUH”, señala la politóloga Pilar Arcidiácono, Investigadora de la UBA y el Conicet. Ella apunta que la nueva forma de calcular las asignaciones (tanto para quienes tienen empleo formal como para quienes se encuentran desocupados o informales) son un paso atrás que perjudica especialmente a quienes tienen  la mochila de la crianza en la espalda: “La fórmula de movilidad para las asignaciones había sido un gran paso en un contexto donde históricamente las transferencias a las familias con hijos no eran aumentadas (recordar que el Jefas y jefes  surge en 2002 con 150 pesos y finaliza de la misma manera hacia 2009) y se iban licuando su poder adquisitivo a lo largo de los años. Estas transformaciones no pueden leerse independientemente de la principales y vertiginosas medidas económicas de la nueva gestión (recomposición tarifaria, devaluación de la moneda, aumento de los precios relativos de los alimentos) que deterioran directamente el poder adquisitivo de las asignaciones y de aquellas políticas que tienen directa implicancia en el acceso a bienes y servicios que hacen al bienestar de las familias”.

Tres millones y medio de mujeres barridas por barrer

 “El impacto de la reforma previsional ampliará la desigualdad de género. El cambio en la fórmula de actualización de los haberes afecta especialmente a quienes cobran la jubilación mínima y se lograron jubilar por edad a través de las moratorias (sin contar con los treinta años de aportes). De las más de 5.370.147 de personas que entran en esta categoría 3.401.686 son mujeres. Esto no es casual, dado que en Argentina la participación laboral de las mujeres es un cincuenta por ciento inferior a la de los varones, debido a su responsabilización cultural en las tareas de cuidado y crianza. Además, los períodos de las licencias por maternidad no hacen aportes. Esto afecta directamente la posibilidad de la mujeres (especialmente las madres) de jubilarse y, cuando lo logran, lo hacen con haberes menores”, remarca Gala Díaz Langou, Directora del Programa de Protección Social de CIPPEC. Ella crítica: “Resulta evidente que una de las dimensiones más ignoradas en el análisis del gobierno sobre la reforma previsional es la de género. La ausencia del debate no es neutral, sino que genera que la reforma tenga impactos (probablemente no buscados) que podrían haberse subsanado agregando miradas”. 

Jubiladas de segunda: Si trabajaste en casa te perdes el bonustrack

“Esta reforma previsional es doblemente injusta con las mujeres porque del mismo modo que recorta la recomposición prevista para el año que viene genera una discriminación inédita entre quienes accedieron a jubilación por moratoria y quienes accedieron con los aportes completos”, subraya Bercovich. Las que no tenían vacante ni guarderías y tuvieron que dejar la oficina cuando su bebé cumplió tres meses o las invitaron a retirarse del negocio si tenían que faltar porque su hijo tenía fiebre son las que garantizaron que el sistema previsional tenga nuevas generaciones de aportantes. Sin embargo, son fustigadas como jubiladas de segunda. La socióloga Alejandra Beccaria, investigadora del Equipo de Seguridad Social, del Instituto del Conurbano, de la Universidad Nacional de General Sarmiento (UNGS) advierte: “La discriminación entre quienes accedieron al beneficio previsional por el cumplimiento de los años de servicios y quienes lo hicieron a través de las moratorias tiene efecto inmediato en la implementación del bono compensador y tiene efecto aún más grave en adelante porque da a quienes accedieron sólo por el cumplimiento de los requisitos de aportes la garantía del 82% del salario mínimo vital y móvil, mientras que a quienes accedieron por moratoria no les establece esa garantía”.

Los varones que accedieron a la jubilación por moratoria son uno de cada diez. En cambio las mujeres que aseguraron su ingreso por esa vía son casi la mitad de las que se encuentran jubiladas. Por eso, Claudia Danani, especialista en política social, también del equipo de Seguridad Social de la UNGS, remarca el machismo de las políticas públicas actuales contra las mayoría de las mujeres mayores: “Es posible suponer que si la distancia entre uno y otro grupo creciera al grupo de “jubiladas/os por moratoria” se les establecería el mismo piso de la Pensión Universal para Adultos Mayores: 80 por ciento del haber previsional mínimo. Esa política de diferenciación, que en la ley se justifica con la expresión “proporcionalidad que premia el esfuerzo de cotización”, castiga (otra vez) a las mujeres que trabajaron en condiciones de mayor irregularidad, desprotección y precariedad. Contra la idea de que la moratoria fue aprovechada por “señoras bien que usan el dinero para salir con sus amigas” (escandalosa imagen sexista que transmite lo superficial y ocioso de la vida de las mujeres), los datos indican que sólo un 25 por ciento de las mujeres que accedieron a la jubilación con la moratoria  nunca aportaron ni trabajaron y que, en cambio, en la otra punta,  el 31 por ciento de ellas lo hizo durante más de 25 años. Un país más justo debe compensar por esa desigualdad, no consagrarla”. 

En ese sentido, la Doctora en Economía Mercedes MercedesD’Alessandro, integrante de Economía Feminsta, crítica: “El gobierno de Cambiemos con esta reforma previsional está fabricando nuevos pobres: las amas de casa, las y los trabajadores precarizados, aquellos que no han podido completar los treinta años de aportes que demanda la ley solo podrán acceder a una pensión universal que hoy apenas llega a los 5.700 pesos”.

Fuente: Página 12 - Por Luciana Peker